Historias Pádel Vasco

 

CUANDO LOS CAMPEONES SE CITABAN EN GETXO
 

Julio Alegría, empresario, promotor y bilbaíno de pro, fue uno de los grandes impulsores del pádel tanto en el País Vasco como en el conjunto de España. Su apoyo al pádel desde los años ochenta del pasado siglo fue clave para difundir nuestro deporte e hizo que Euskadi y, más en concreto, la localidad vizcaína de Getxo, fuese una de las grandes puertas de entrada y centro de divulgación cuando el pádel apenas daba unos primeros pasos titubeantes como deporte de competición.

Nunca retirado del todo, siempre activo y con nuevas ideas, Julio Alegría hace un repaso de los recortes de las páginas de prensa de los años ochenta que conserva. En ellas se recoge, cómo todos los campeones más destacados que había por aquel entonces en España, se daban cita en Getxo para competir en los torneos en los que el propio Alegría hacía de ‘hombre orquesta’.

Julio organizaba, competía y, a veces, hasta ganaba. Pero, sobre todo, hacía lo posible e imposible para que quienes se acercaban a Getxo desde cualquier punto disfrutaran del entorno y se llevaran un buen recuerdo.

Las fotografías en blanco y negro no dejan lugar a dudas. Las viejas palas de madera puede que dificultaran golpear con eficacia, pero, desde luego, no restaban un ápice de entusiasmo a los jugadores e intensidad a la competición.


A mediados de los ochenta del s. XX, el periódico vasco ‘El Correo’ ya dedicaba un par de columnas en su sección de Deportes al ‘IV Máster de Paddle Tennis Smith & Smith’ y hablaba de “récord de participación” en el torneo celebrado a lo largo de un fin de semana y en tan solo dos pistas descubiertas del club de golf La Galea. El torneo, sin duda, uno de los más relevantes de cuantos se celebraban entonces en España reunía aquellos días a 16 parejas.

Entre ellas, había ya presencia internacional, protagonizada por la dupla de ingleses Ian McDougall y Marcus Ludlow. Para los nostálgicos y para quienes ya peinan canas, éstos son algunos de los otros nombres que la prensa local destacaba entre los mejores padelistas de aquellos años: Carlos Sartorius, Jaime Bergareche, Manolo Lezón, Antonio Olano, Agustín Eguíluz, Carlos Maortua, Alfonso González, Aldo Olcese y José Francisco Segimón.

La prensa reconocía ya la gran labor de Julio Alegría como promotor e impulsor del pádel dentro y fuera de Euskadi, pero le daba poca chance como posible vencedor del torneo.

Han transcurrido cerca de cuarenta años y, desde entonces, el paddle tennis ha pasado a ser simplemente pádel. La fibra y los materiales más sofisticados han sustituido a las viejas palas artesanales. Y se ha producido una explosión en el número de practicantes, federados/as y clubes que pocos por entonces podrían imaginar.

Sin duda, Euskadi fue una de las grandes plataformas de difusión del pádel, y personas como Julio Alegría, una de las figuras clave para que este deporte  haya llegado al lugar que ocupa hoy en el panorama deportivo.

Julio Alegría hoy presidente de honor de la Federación Vasca de Pádel-Euskal Padel Federazioa (FVP-EPF), fue presidente de nuestra federación, así como miembro fundador y presidente de las federaciones vizcaína (FBP), española (FEP) e internacional (FIP).