Entrevista con Jon García-Ariño

Compartir en

“El padel de menores vasco está recogiendo los frutos de una labor de años”

Jon García Ariño (Bilbao, 1971) es toda una referencia en el mundo del padel vasco. Actual seleccionador nacional absoluto y de menores “selección esta última con la que ha sido campeón del mundo” conoce como pocos el fuerte desarrollo que ha vivido el padel en las dos últimas décadas. En una entrevista para la web de la Federación Vasca de Padel, Jon García-Ariño subraya la importancia de los éxitos recientes conseguidos por dos jovencísimos jugadores vascos (Blanca Arriola, subcampeona del mundo y Eneko Arija, campeón de España). “No serán fáciles de repetir; quizá no nos damos cuenta de lo logrado” señala.

1)    El padel de menores en el País Vasco está alcanzando éxitos notables, ¿a qué crees que se debe?

Estamos recogiendo los frutos de una labor desarrollada durante años por los clubes principalmente, con la cobertura que pueden ofrecer las federaciones provinciales y nuestra propia FVP, y con unos técnicos cada vez más capacitados. Hay que seguir trabajando para la cantera. Lo que han cosechado Eneko Arija, campeón de España alevín, y Blanca Arriola, subcampeona del mundo en una categoría oficial como la Infantil, no será fácil de repetir, y quizá en el padel vasco no nos damos del todo cuenta de lo que han logrado. Debemos seguir con la labor de base para no perder el rebufo de otras comunidades que están desarrollando un trabajo muy profesional con este colectivo. De ello es consciente y trabaja ya la nueva directiva FVP/EPF, con Jorge Peñín como líder y Tito Suárez como máximo Responsable de Menores.

2)    En estos momentos trabajas como seleccionador absoluto y de menores para la FEP ¿qué diferencias sustanciales hay entre ambos desempeños?

Son labores muy distintas. Los menores tienen entre 13 y 18 años, aunque lleven una rutina de competición no dejan de ser niños y mi labor con ellos sobrepasa los aspectos técnicos; convivo y respondo de ellos, trato de inculcarles valores asociados al deporte y a veces creo que casi represento una figura paterna. En la selección absoluta tienen todos mucho camino recorrido, compiten profesionalmente y tienen unas pautas de entrenamiento muy marcadas. Con ellos me centro en optimizar su rendimiento deportivo y tratar de sacar su mejor versión como jugadores.     

       3)    ¿En qué cualidades te fijas sobre todo para seleccionar a un jugador de padel, prefieres la “cabeza” o la calidad técnica?

Para mí no son cosas opuestas, como no lo son la capacidad de competir y de mantener la cabeza fría al mismo tiempo. Lo mejor es una combinación de estas cualidades y otras como la fuerza, la pasión, energía, carácter, humildad, positividad o capacidad de trabajo. Si los metemos en una coctelera, el resultado podría ser un jugador con los ingredientes necesarios para ser seleccionado. En todo caso, la actitud tanto en pista como fuera de ella es innegociable.

4)    Jon García-Ariño ha estado históricamente vinculado al desarrollo del padel en Euskadi, ¿cómo ve el momento actual del padel vasco?

Creo que el estado del padel vasco se puede definir como de continuo crecimiento. El padel es un deporte fácil de aprender y puede llegar a calar a todos los niveles y grupos de personas: mujeres, hombres, menores, veteranos, desde la iniciación hasta el alto rendimiento. Desde luego no todos los deportes son tan accesibles. En Euskadi necesitamos seguir coordinando la labor de los  técnicos y tener un  personal cada día mejor formado para su trabajo en los clubes, con unos objetivos comunes con respecto a federaciones provinciales y la FVP, para así quizá dar ese salto de calidad que nos permita asentarnos en la “Champion’s” del padel autonómico. Obviamente, para ese objetivo siempre son necesarios apoyos institucionales y privados, optimizar nuestros recursos y tratar de conseguir también mayor repercusión de nuestro deporte en los medios de comunicación.    

5)    ¿Cómo le gustaría ver el escenario padel dentro de 10 años?    

En el País Vasco me gustaría que las tres federaciones provinciales y la FVP se coordinaran para que hubiera un calendario de competición único con un ranking común, de forma que un jugador federado pueda moverse por cualquier lugar de Euskadi sin necesidad de solicitar los siempre delicados Wild Card. También con un programa formativo propio y suficientes competiciones para que los jugadores, de cualquier edad o nivel, tengan su sitio para sentir así que forman parte activa de nuestro deporte.
A nivel nacional, me gustaría ver a todas las instituciones alineadas en un proyecto común, con participación activa de los medios de comunicación. Por último, y en el plano internacional, y con el trabajo de toda la familia padel, qué bonito sería ver nuestro deporte reconocido como Olímpico… ¿quizá a mitad de siglo? ¡Que por soñar no quede!